domingo, 7 de julio de 2013

Pachano Venezolano & Morocota Estadounidense

En 1886 se le obsequió al Presidente de aquel entonces Guzmán Blanco la primera moneda de oro de Bs. 100, bautizada como "Pachano", acuñada en la recién inaugurada Casa de Moneda de Caracas en el Cuño. Según Mercedes Carlota de Pardo en su libro "Monedas Venezolanas", ese nombre se le dio por un comentario que hizo el Presidente al recibirla de manos del General Jacinto R. Pachano, Inspector del Gobierno Nacional; Blanco dijo: "que bueno, Pachano". Luego destinó el ejemplar al Museo Nacional.

Al utilizar oro de Guayana, las piezas adquirieron un amarillo verdusco que las diferenciaban de las falsificaciones.
Pachano
Por desconocimiento, a estas monedas se les solía llamar y aún lo hacen algunas personas, "morocotas", inicialmente la morocota fue el nombre que popularmente se le dio a la moneda de oro de 20$ de los Estados Unidos, y cuando salió el pachano, por ser también de oro, se asoció a los 20$ y se confundía al llamar indistintamente morocota a cualquier moneda de oro de ese tamaño.
Morocota
Se le llamó "morocota" a la moneda de oro de 20 $ de los Estados Unidos, por su parecido con el pez Morocoto, también llamado Cachama Blanca (hay otra variante que es la Cachama negra), el cual es un pez orbicular y brillante, color plomizo, blanquecino en el pecho y con una mancha parda en la mitad de cada costado e iris amarillo, sus escamas son grandes y plateadas. Este pez se puede encontrar en el río Orinoco y los ríos del Estado Guárico, y se han capturado ejemplares de hasta 45 Kg. La cachama es ampliamente conocida en los países afluentes de la cuenca amazónica, principalmente Colombia, Brasil, Venezuela, así como también en el Perú, ha sido introducida a otros países como Panamá, Guatemala, Costa Rica, Honduras y hasta en algunos países asiáticos. En el Edo. Bolívar es un plato típico de la región, y es muy vendido en sus restaurantes con el nombre de "Costillas de Morocoto".

Fuente: Pachano y Morocota


No hay comentarios:

Publicar un comentario